Video

  • Aphex Twin | SELECTED AMBIENT WORKS. VOLUME II (1994)

    Aphex Twin | SELECTED AMBIENT WORKS. VOLUME II (1994)
    .
    En estos días estoy descubriendo la discografía del irlandés Aphex Twin, sin duda uno de los artistas más interesantes y prolíficos de la electrónica actual. Aquí os dejo esta pequeña perla, de casi 9 minutos, de uno de sus discos más intimos.

  • Max Richter | Three Worlds: Music From Woolf Works

     

    Cinco minutos interminables para huir de la cordura

  • György Ligeti | Poema sinfónico para 100 Metrónomos (1962)

    Comienza en en el minuto 1:20 y termina en el 7:07.
    Seis minutitos de lluvia torrencial. (Puro ritmo o puro metrónomo, según se mire)

  • Bar Kokhba Sextet (John Zorn) | Lucifer: Book of Angels, Volume 10 (2008)

    ¿Preparados para dejarse sorprender y para hacerse adictos a un sonido?

    No digo más

    .

  • John Zorn | Tiburon

    Bellísima pieza del compositor germano-británico John Zorn dedicada a David Lynch y perteneciente a su álbum «Alhambra Love Songs», con evocadoras atmósferas de cabaret.

    5 minutos de recomendable viaje interior.

  • Max Richter | The Blue Notebooks (2004)

    Un regalo musical rico y sencillo, aquí, al alcance de la mano. Un piano solo, algunos violines, quizás el canto de un pájaro, y unas voces sugerentes —casi un murmullo—.

    No hace falta nada más en una noche fría como esta.
    47 minutos de vivencias sensoriales al otro lado de la realidad.

  • Brian Eno | Generative Music 1 (1996)

    Empecemos el año 2017 con algo del futuro pasado. Hace veinte años Brian Eno grabó este disco, que se distribuyó en un “floppy disk” (el sistema de grabación digital y transporte masivo de datos del pasado) con las primeras piezas de «música generativa», grabadas con el software SSEYO Koan, un programa que, a partir de una base previa, generaba infinitas variaciones a la composición en todas sus posteriores escuchas. Yo he empezado el año aprendiendo algo sobre esto.

    Próximamente comentaré algunas cosas sobre «Reflection», el nuevo disco de Brian Eno compuesto también con la (incansable) colaboración de una máquina generativa y que se ha empezado a distribuir pasada la medianoche de hoy, primer día del año, (y que yo ya he comprado on-line y escuchado con detenimiento).

    Disfruten mientras tanto de estos primeros, deliciosos, balbuceos de la música drone antes de que sea demasiado tarde.

  • Ryuichi Sakamoto | BTTB (1999)

    Y para desearos a todos un Feliz Año 17 he pensado compartir un poco de la música más suave y delicada que se hace en estos tiempos: El piano de Ryuichi Sakamoto, esta vez en este álbum, llamado enigmáticamente BTTB —acrónimo de «Back To The Basics»—, y eso es precisamente lo que es, una selección de sus piezas primigenias interpretadas con piano solo y una sencillez inalterable que superará el paso del tiempo por los siglos de los siglos o, al menos, los siguientes eones…
    Saludos, entonces, y buena noche a todos.

  • Brian Eno | I Dormenti (1999)


    .
    Si quieren tener ustedes felices sueños esta noche y mejores despertares mañana, regálense el oído y escuchen un poquito de esta preciosa obra minimalista, creada por Brian Eno hace ya casi dieciocho años para la instalación de esculturas ‘I Dormienti’ —Los durmientes— del artista italiano Mimmo Paladino.

    40 minutos de música tranquila, perfectos para acompañar una buena cena, por ejemplo.

  • Malcolm McLaren | Paris (CD2)

    Malcolm McLaren, además de ser el manager y agente de los Sex Pistols y compartir taller de costura e imperdibles con Vivienne Westwood, musa del punk londinense, fue uno de los actores importantes en dar al hip-hop el prestigio que necesitaba. Quizás por todo esto a mí nunca me interesó demasiado, sin embargo McLaren también es el artista que creó el disco «Paris» (1994), una de las obras electrónicas más ricas y complejas que se han hecho en Europa. El caso es que ahora, después de llevar quince años oyéndolo, me entero que existe un «CD2», que salió en una edición deluxe, posterior a la que yo tengo, en el que se encuentra resumido todo el disco original pero sin apenas acompañamiento vocal. Las voces femeninas (Francoise Hardy, Amina y la seductora Catherine Deneuve) han desaparecido y eso lo hace especialmente grato porque es una especie de techno-house-muzak que llega a ser bailable incluso a veces.

    Disfruten, por favor, sin prejuicios de los 46 minutos de este pedazo de obra, que contiene además notables citas a la música inconfundible del maestro Erik Satie.

  • Angels in the Architecture | Varios autores (1989)

    Este disco delicioso fue una recopilación de Editions EG de temas de música ambient y experimental, y es perfecto para crear espacios sonoros, leer o trabajar relajadamente, con composiciones de Harold Budd, Brian Eno, Roger Eno, Roedelius, Jon Hassell, Penguin Cafe Orchestra y un Robert Fripp en su vertiente más sutil, entre otros.
    Esta rareza musical ha sido recompuesta en YouTube por alguien generoso con videos de distintas procedencias.

    .
    Como me parece de interés la lista de títulos y autores es esta:
    1. Gunfighter – Harold Budd
    2. Plateaux of Mirror – Harold Budd, Brian Eno
    3. Voices – Roger Eno
    4. Place in the Wilderness – Roger Eno
    5. Split Seconds – Bill Bruford, Patrick Moraz
    6. Kleine Blume Irgendwo (Little Flower Somewhere) – Roedelius
    7. Delta Rain Dream – Brian Eno, Jon Hassell
    8. Distant Village – Michael Brook
    9. Prelude and Yodel – Penguin Cafe Orchestra
    10. Sound of Someone You Love Who’s Going Away and It Doesn’t Matter – Penguin Cafe Orchestra
    11. Europe 80-1 – Phil Manzanera
    12. 1988 – Robert Fripp
    13. Chords That Bind – Robert Fripp
    14. Meditation 2 – Laraaji

  • Premiata Forneria Marconi | Il Banchetto (1973)

    Se podría dar una clase para explicar el rock progresivo de los años 70 usando solo un tema musical de 8 minutos, que es este «Il Banchetto» (El banquete), con la pequeña salvedad de que el tema no está cantado en inglés sino en italiano, porque este maravilloso grupo, Premiata Forneria Marconi, era la máxima rareza en el panorama europeo del momento.

    Con una inspiración clasicista, que bebía de lo medieval-renacentista, un poco al modo de Jethro Tull, pero con el fresco toque mediterráneo, y una estética en las portadas de sus discos realmente exquisita, fueron unos pequeños grandes entre los grandes.

    Un verdadera joya para refrescar memorias y espabilar conciencias.

  • Pink Floyd | Echoes

    El tema «Echoes» pertenece al disco «Meddle» (1971), sin duda el álbum menos conocido de Pink Floyd —creo que por el pésimo diseño de su portada, y no es broma, hasta el diseñador Storm Thorgerson, el mismo que hizo la cubierta de «Wish you where…», admitió que había cometido un error haciendo este diseño—.

    Es el disco posterior a «Atom Heart Mother» (1970) y anticipa la explosión que significó (para los Floyd y para nosotros) «The Dark Side of the Moon» (1973), un disco con el que comparte muchas cosas.

    «Meddle» es el primer disco suyo donde aparecen sonidos de animales («Seamus») y uno de los primeros samplers de la historia, con cientos de hooligans cantando el famosísimo «You’ll never walk alone», el himno del Liverpool FC, («Fearless»)… pero es este «Echoes» el tema que queda en su repertorio como una pieza fundamental, interpretándolo al año siguiente en la peli «Live at Pompeii» separado en dos partes, o en sus directos.
    Son 23 minutos de suculento fluído rosa ininterrumpido —una auténtica píldora concentrada—, perteneciente a este disco que hay que recuperar, en donde se resume gran parte de su brillante creatividad.

  • Ryūichi Sakamoto | Out of Noise

    Sakamoto, artista pionero del techno, con título de maestro profesor de piano desde su juventud, ha tardado demasiado tiempo en salir en estas recomendaciones, ya que es uno de mis artistas favoritos y uno de los que más me ha abierto los ojos y los oídos a nuevos sonidos, al principio, en los 80, con Yellow Magic Orchestra —el primer techno después de Krafwerk que me interesó—, unos años después con la banda sonora de «Merry Christmas Mr. Lawrence» como inicio de una espectacular carrera de compositor para cine que para mí tiene su cumbre en la sobrecogedora banda sonora de «The Sheltering Sky»… y luego, tras unos años de desconexión, lo retomo ya como amo y señor de la música incidental y el ambient más personal.

    Desde 2014 está luchando contra el cáncer, retirado de la actividad concertística, pero con sus grabaciones sigue colmando de amor el corazón y la vida de sus millones de seguidores.

    Un grande entre los grandes.

  • Brian Eno | Fickle Sun (iii) I’m Set Free

    Este mismo año 16 del nuevo milenio, en su disco «The Ship», Brian Eno vuelve a ponerse delante del micrófono para delicia de sus fans —mientras esperamos a que el 1 de enero de este próximo año 17 salga su «Reflections»— y tras al menos once años de discos instrumentales. El tema que os sugiero que escuchéis es este con el que termina el disco, una cover de una canción legendaria de The Velvet Underground, donde Eno acierta de lleno acentuando el tono melancólico y reposado de la versión original, en la que Lou Reed prácticamente imita a Nico cuando la interpreta.
    Una delicia, de apenas 5 minutos, para sentirse libre en días grises como este.

  • Clint Mansell | Moon

    Si te mencionan las pelis «The fountain», «Pi», «Requiem for a Dream», «Black Swan» o la mucho más comercial (y bíblica) «Noah», encontrarás que todas tienen algo en común y es la música de Clint Mansell, un compositor que también posee el curioso record de haber compuesto el tema musical que más veces se ha usado en trailers de películas sin que luego este tema aparezca en la banda sonora ni en la película, que es la extraordinaria composición «Lux Aeterna», tema recurrente en el score de la perturbadora «Requiem for a Dream». Sin embargo es en «Moon» —dirigida por Duncan Jones— donde Mansell llega a la cima, encuentrando el equilibrio entre la vanguardia electrónica y los instrumentos clásicos para crear el decorado sonoro, relajado e inquietante a la vez, que era imprescindible para vestir esa joya minimalista de difícil clasificación que era «Moon».
    55 minutos de música inteligente y sutil en el más sencillo de los envoltorios. Ideal para leer y dejar pasar el tiempo en tu estación espacial imaginaria.

  • Jun Miyake | The Here And After

    Este tema del compositor japonés Jun Miyake —pieza fundamental de la banda sonora del documental «Pina», dirigido por el alemán Win Wenders—, tiene una cualidad única, que pocas veces ocurre, y es que un tema musical se quede grabado en la memoria con la persistencia de este y que, pasado el tiempo, te siga proyectando las imágenes mágicas de los bailarines de «Pina» directamente en el cerebro.
    5 minutos verdaderamente inolvidables.

  • Matthew Herbert | Bodily Functions (2001)

    Como ya he mencionado al británico Matthew Herbert en otra recomendación musical reciente —la de Julia Kent— traigo ahora, por alusiones, su álbum «Funciones Corporales» que, de todos sus discos, es mi favorito.

    Para que se me entienda empiezo diciendo que Matthew Herbert es uno de los artistas del sampler y de las construcciones sonoras más sofisticados de Europa.

    Cuando este disco llegó por casualidad a mis manos, el mismo año 2001 en que se editó, me quedé maravillado de cómo este artista transmitía sus emociones combinando los elementos sonoros más simples así es que, para compartirlo, hice copias en CD —que era lo que se hacía entonces— que regalé a mis amigos con los deseos de iniciar un año 2002 con alegría. La respuesta mayoritaria fue «¡Pero esto que me has regalado es música disco!» y, en resumidas cuentas, a nadie le gustó. Eso que mis amigos entendieron como música de discoteca era música eléctrónica, sí, básicamente, pero esto es otra cosa, esto no es «para bailar», esto es para escuchar con atención. Ahora veo que lo llaman Deep House o Down Tempo y ambos términos me parecen deliciosos pero son solo etiquetas. Herbert es un artista experimentador del sonido y de la voz humana en estado puro y en este álbum hipnótico acierta de lleno en todos los temas, rebosantes de una intimidad cercana al jazz más puro. Cuando por fin tuve ocasión de ver a Herbert «tocando» su música en un escenario —en el Sonar de Barcelona con su fantástico proyecto de Big Band (una banda jazzística, a su manera) junto a Arto Lindsay y Dani Siciliano— esto no solo se confirmó ampliamente sino que entendí mucho mejor su trabajo e hizo que me gustara todavía más.

  • Brian Eno & Harold Budd | Ambient 2 – The Plateaux Of Mirror (1980)


    El espacio terrestre se reencuentra con el lugar donde trascurren los sueños. Un mapa que se transforma en un territorio. La unión de dos espíritus libres. Una de las obras fundamentales del sonido «ambient» y que marcó el devenir de la música electrónica de los siguientes años.
    Paz, alegría y libertad de movimientos durante 40 minutos etéreos.