Exhibitions

  • Expo | BRUCE CONNER. ES TODO CIERTO

    Expo | BRUCE CONNER. ES TODO CIERTO
    Centro de Arte Reina Sofía. Madrid (Entrada gratuita de 7 a 8:45 pm.)
    .
    Luis Pita - Expo | BRUCE CONNER. ES TODO CIERTO.
    El artista en el año 2000 dijo de sí mismo:
    .
    “Soy un artista, soy un antiartista, arrogante, modesto, un feminista, un misógino redomado, un romántico, un realista, un surrealista, un artista funk, artista conceptual, minimalista, posmoderno, beatnik, hippie, punk, sutil, combativo, creíble, paranoico, cortés, difícil, directo, alguien con quién es imposible trabajar, accesible, oscuro, preciso, tranquilo, terco, esquivo, espiritual, profano, un hombre del reancimiento del arte contemporáneo y uno de los artistas más importantes del mundo.
    Se ha dicho de mi obra que es hermosa, horrible, bazofia, genial, dispersa, precisa, pintoresca, vanguardista, histórica, manida, magistral, trivial, intensa, mística, vistuosa, desconcertante, fascinante, concisa, absurda, divertida, innovadora, nostálgica, contemporánea, iconoclasta, sofisticada, basura, obra maestra, etc.
    Es todo cierto.”
    .
    Una expo aterradora, inquietante, sobrecogedora, hipnótica, sensual, autodestructiva y MUY RECOMENDABLE sobre el fin de los tiempos y el apocalipsis del arte en una retrospectiva que empieza a mediados de los años 50, cuando la mayoría de ustedes, ni ninguno de los punks que el mundo ha dado, ni siquiera había nacido.
    Para ver en dos o tres sesiones y así poder degustar todo el despliegue de creatividad, la inmensa cantidad de obras, dibujos, montajes, pinturas, collages, fotografías… y tiempo añadido para ver las películas que este artista, un renacentista del deshecho y la basura, tuvo tiempo de hacer, hasta que decidió dejar de ser artista y se retiró, iniciando así un feliz período sabático que terminó con su muerte, en 2008.
    .

     

  • Exposición LYONEL FEININGER

    Exposición LYONEL FEININGER
    Fundación Juan March, Madrid
    .

    Luis Pita - Expo Lyonel Feininger

    Probablemente esta sea la primera expo dedicada en España a este artista, pintor, grabador e ilustrador nacido en 1871 en América del Norte, criado en Alemania donde llegó a ser profesor de la Bauhaus, purgado con motivo de la infame exposición nazi de “arte degenerado” y exiliado más tarde en América, donde volvió como un extranjero.

    Una vida azarosa y seguramente llena de interesantes matices que no se traslucen en su obra, reposada, ingenua a veces, —y siempre con un ojo puesto en la realidad de los paisajes urbanos, marítimos o humanos— a pesar de que en su evolución abrazó el cubismo y luego se dejó influir por el expresionismo alemán, de cuya simbiosis nace su estilo particular y único. Coleguita de Kandinski y Klee, más influenciado por este último, crea una obra amable, decorativa, ingeniosa y sugerente, cargada de una poesía muy poco común: La del artista observador de las luces, las sombras y las líneas imaginarias que hacen que la naturaleza componga tan bien.


    Un descubrimiento (necesario) para los artistas españoles.

    .

  • Algunas cosas que dijo Boltanski en su conferencia en Madrid

    En la conferencia que dió en la Fundación El Instante, ayer en Madrid, Christian Boltanski dijo varias cosas que me impresionaron y que se han quedado en mi memoria.
    La primera es que su arte es efímero como los templos japoneses, que se demuelen y reconstruyen cada veinte años, porque a los japoneses lo que les importa conservar de estos templos milenarios es la esencia, no la materia de la que están hechos, que solo es una representación de dicha esencia.
    Del mismo modo actúa él con sus obras que, cuando una exposición termina, los objetos con los que ha sido hecha son destruidos, o reciclados, en su inmensa mayoría.
    Igual cuando una obra suya viaja a otro país, en realidad lo que viaja es la idea de la pieza, que es lo que se conserva de ella, y no la pieza en sí porque lo que ve la gente en ese otro país es una recreación de la idea original que ha sido reconstruida en el sitio a donde se supone que ha viajado.
    De este modo, según sus palabras, cuando él haya muerto y una obra suya se exponga habrá que firmarla como «Una idea de CB realizada por X» debiendo ponerse ahí el nombre del artista que la lleve a cabo.
     
    En relación con esto dijo que él piensa que los museos son el equivalente a las catedrales antiguas, que se construían alrededor de la reliquia de un santo. Se llevaban ahí unos fragmentos del cuerpo del santo, unos huesecitos, y la catedral se hacía para que la gente peregrinara a ver y tocar esos huesecitos. Como consecuencia de esto la ciudad se enriquecía y cobraba fama. Y añadió «Del mismo modo que ha pasado en Bilbao recientemente. Que llevaron ahí unos huesecitos, construyeron a su alrededor una gran catedral y ahora la ciudad es mucho más rica y, además, famosa en el mundo entero».
     
    Y para subrayar esta idea añadió, «Los cuadros de Van Gogh, por ejemplo, serían muy fáciles de copiar y que todo el mundo pudiera disfrutar de sus ideas, de su colorido y de su estilo, y hacer museos de Van Gogh en distintas partes del mundo, sin embargo, no es así, eso no vale. Hay que viajar a Amsterdam, hacer colas infinitas para estar apenas unos segundos delante de cada uno de sus cuadros, porque son los que él pintó, creandose con este gesto una equivalencia exacta a las antiguas peregrinaciones a los lugares sagrados».
     
    En referencia a los archivos de imágenes antiguas con los que habitualmente trabaja señaló que hoy en día todo es mucho más fácil con internet y los ordenadores, pero que la superpoblación de imágenes, del archivo infinito que ha terminado siendo la red, era también la muerte del archivo.
     
    Ya casi al final de su amena charla, habló del método de crear que él como artista había seguido toda su vida. Que este había sido, esencialmente, la constancia. Lo que no quería decir que uno no viera la tele o fuera al cine pero él pensaba que el artista siempre debía de estar alerta, porque de ese reposo o de ese entretenimiento podía surgir la chispa creadora.
     
    Y el término que utilizó, que me pareció trementadamente clarificador, fue que el artista NO DEBE DISTRAERSE nunca.
    .
  • Expo FRANCIS BACON: LA CUESTIÓN DEL DIBUJO

    Expo FRANCIS BACON: LA CUESTIÓN DEL DIBUJO
    Círculo de Bellas Artes, Madrid (hasta el 21 de mayo)
    Precio: 4 €

    .

    Muy recomendable para los interesados en las artes plásticas esta expo recién inaugurada que descubre esta inédita —y hasta ahora desconocida— faceta de dibujante del maestro de la deformidad.

    Expo FRANCIS BACON: LA CUESTIÓN DEL DIBUJO

    Expo FRANCIS BACON: LA CUESTIÓN DEL DIBUJO (Madrid. Febrero 2017)

     

  • Christian Boltanski en Madrid

    Exposición de la instalación «Les Registres du Grand-Hornu» de Christian Boltanski

    Fundación “El Instante”. Calle Palos de la Frontera. Madrid (2017)

    .

    Christian Boltanski en Madrid

    Christian Boltanski en Madrid (2017)

  • Expo FICCIONES Y TERRITORIOS | Centro de Arte Reina Sofía

    Expo FICCIONES Y TERRITORIOS (Recientes adquisiones)
    Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía | Madrid
    .

    Expo FICCIONES Y TERRITORIOS (Recientes adquisiones) Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía | Madrid

    Zoe Leonard | Expo FICCIONES Y TERRITORIOS | Centro de Arte Reina Sofía | Madrid

    Aún echándose (mucho) de menos la pintura y la escultura (!) contemporánea en esta expo de recientes adquisiones hay sitio, y lugar, para disfrutar y sorprendenderse. Como la sala nº 1 (de la que os traigo esta foto), con una increíble serie de 412 fotografías de tiendas realizadas en distintos países del mundo por Zoe Leonard, que hace que merezca la pena darse una vuelta por Atocha.

  • Las redes sociales, el individualismo y yo

    Se juntan varias cosas, por un lado viendo el documental sobre Steve Jobs «The Man in the Machine» (que desvela su perverso individualismo neo-místico, voraz y destructivo hacia todos los que le rodeaban) y reflexionando a la vez sobre las palabras de Zygmunt Bauman, a quién he descubierto a raíz de su muerte y a que, por obra y gracia del azar, al día siguiente de su fallecimiento vi otro documental, «The Swedish Theory of Love», este sobre la soledad de los suecos —en el que se hablaba sobre el individualismo como modelo institucional elegido por uno de los paises más desarrollados del planeta—, en el que casualmente aparecía este venerable filósofo polaco hablando sobre cómo las redes sociales han ido desdibujando la conexión real entre las personas sustituyéndola por otra comunicación virtual, carente de verdadera empatía…
    Vale, pero después de eso me observo a mí mismo y me veo que llego a una exposición de fotografía esta misma mañana y lo primero que hago es ponerme los auriculares y encender mi reproductor de música del teléfono porque no quiero oir los comentarios del típico listillo enterado que no falta en cada expo, que se ocupa de explicar a su círculo de amigos (de los que, por supuesto, siempre va acompañado) cómo se dibuja un pentágono perfecto o quién era Capablanca, a cuento de un alfil que había en una de las fotos, o cosas aún más peregrinas. O que cuando voy en el metro me voy al otro extremo del vagón, eso si no me cambio a otro, porque alguien está vociferando —en cualquier idioma— a su interlocutor lo bien que se lo ha pasado este finde o dónde se compró sus zapatillas de correr.
    Se habla de individualismo, sí, claro, pero no se puede generalizar porque “este mundo” es mucho mundo, digo yo. Importa también dónde se habla de individualismo ¿en medio de los campos de Soria que cantó Machado o en pleno centro de este Madrid del que Valle-Inclán renegó? Si el primero puede ser más o menos patológico el otro es puritita supervivencia. Y a continuación pienso si no será que a este mundo cruel llegó primero el individualismo, así, sordo, sin paliativos, el que grita crudamente “estoy harto de todo” con ese deseo de apartarse del ruido mundano que afecta al oído interno (el de la armonía estética) en medio de la batahola de las ciudades actuales y que luego, para dulcificarlo, llegaron las redes sociales… Porque, y me planteo seriamente, de verdad, ¿qué fue antes, las redes sociales o el feroz individualismo actual?
    Yo nunca he tenido muchos amigos, esa es la verdad, ni siquiera cuando era niño, no sé, lo de la pandilla y todo eso no era lo mío, de manera que todo lo que sea tener amigos, de mejor o peor calidad según los estandares al uso, para mí siempre es una novedad, sin embargo lo que sí puedo asegurar es que, viendo como va evolucionando la ciudad y la marabunta que la habita (y mi relación con ella), está claro que soy un individualista avant-la-red-social que ha descubierto una manera de no estar totalmente desconectado de mi generación —o incluso al corriente de una cierta actualidad que me pueda atañer, como la del mundo del arte o de los sonidos nuevos— primero, gracias a los blogs, hace más de diez años, y ahora por FB.
    Por tanto, concluyo que estar conectado con un cierto grupo humano de este modo, aunque resulte frívolo y superficial, ha obrado en contra de la opinión de los críticos (y filósofos) y que, al menos para mí, estar en la red y navegar por ella un ratito cada día, no me ha transformado precisamente en lo que llamaríamos un “animal social” pero sí a contribuido a des-individualizarme gratamente.

  • Exposición «Disolución del Objeto Preciado» | Diciembre 2016 – Enero 2017


    No os olvidéis, estaremos todo enero del 2017 mostrando la colección particular que un artista que ha dejado de lado la competición, una persona que ahora ve más claro, que escucha mejor (parafraseando a Enrique Bunbury).
    La intimidad de una casa, y los objetos que habitan sus paredes, expuesta a la vista de todos, con un agradable fondo musical y buena compañía, en el Estudio de Artista Otra K, en pleno Lavapiés.
    .
    .
    viernes y sábados de 18:00 a 21:00
    domingos de 12:00 a 18:00
    .
    calle Ave María, 46 | Lavapiés | 28012 Madrid

     

     

     

     

     

    Exposición «Disolución del Objeto Preciado» (pared 5)

  • Disolución del Objeto Preciado | Exposición Antológica de Luis Pita en Madrid | 2016

    Disolución del Objeto Preciado | Exposición en Madrid 2016

    No vamos a negarlo más, esta es la exposición póstuma que me debería de hacer el Centro Cultural Conde-Duque de Madrid dentro de unos años, por tanto y en caso de duda, sugiero a sus organizadores —además de negociar con mis herederos— contactar con Ramón Benito, a quien desde ya propongo como comisario de dicha exposición antológica, en la que se descubrirá el gran potencial que escondía de mi obra y, sobre todo, que qué pena de muchacho, con lo buena gente que era, etc…

  • Exposición | Juan Manuel Castro Prieto. «Cespedosa»

    Exposición | Juan Manuel Castro Prieto. «Cespedosa»
    Tabacalera. Calle Embajadores. Madrid (prorrogada hasta el 15/01/17)

    Luis Pita - Blog - Foto - Castro Prieto «Cespedosa» (2016) Expo en Madrid

    Entrada a la exposición «Juan Manuel Castro Prieto. Cespedosa»

    Excelente la exposición de este maestro de la fotografía actual, con gran cantidad de obras en distintos formatos —centrada en narrar, a lo largo de casi cuarenta años, una crónica personal de Cespedosa de Tormes, su pueblo— un trabajo que seguramente no solo resume su trayectoria como fotógrafo sino también como hombre. Muchos retratos de personas próximas, conocidas, e interiores de viviendas en las que se ha detenido el tiempo. Se ve que Castro Prieto ha tenido acceso a multiples casas abandonadas, hogares deshabitados desde hace muchos años, sus cocinas, sus dormitorios, sus desvanes y «sobraos», en donde el polvo y las telarañas han hecho su trabajo concienzudamente. Él ha llegado hasta allí, probablemente en silencio, para capturar ese chorro de luz que entra por la ventana iluminando una caja llena de zapatos de gente que ya ha muerto, de gente que ya no está, con la sensibilidad de un paisajista del romanticismo.
    .
    En mi opinión la intensidad de esta soberbia exposición disminuye cuando muestra otra serie de fotografías con una intención más conceptual, con una estética cercana al punk, así como algunos bodegones preparados, con una cierta intención narrativa, que claramente desmerecen al lado de los retratos costumbristas

    .
    Prefiero, sin duda alguna, al fotógrafo cronista de las personas reales, narrador del paso del tiempo y de la caducidad de la materia. Ahí es donde demuestra su maestría con la luz, la composición y el encuadre, y es donde está destinado a dejar la huella imborrable de su trabajo personal, depositándolo —como el polvo se posa sobre los objetos abandonados— en el inconsciente de la gente que puede contemplarlo.
    Un trabajo delicioso para todo amante de las imágenes sin tiempo.

  • Exposición | Marcel Broodthaers. Una retrospectiva

    Exposición | Marcel Broodthaers. Una retrospectiva
    Centro de Arte Reina Sofía. Madrid.

    luis-pita-blog-foto-marcel-broodthaers-2016-expo-en-madrid

    Entrada a la exposición «Marcel Broodthaers. Una retrospectiva»

    Fantástica, divertida, lúdica —y, sobre todo, paradójica— exposición antológica de este artista belga que estaba en contra de los Museos, que ponía en entredicho el valor de la obra de Arte y que en todas y cada una de sus obras se mofaba de la importancia del artista como generador de tendencias y ponía de manifiesto la inutilidad del artista como factor determinante de los hechos de la realidad. Un antiartista en tiempos del existencialismo. Un poeta protovanguardista, adelantado a su tiempo. Adelantado a todas las vanguardias de los últimos 50 años… adelantado al pop, adelantado al arte conceptual, adelantado al mínimal…
    Otro puto genio, este simpático y divertido.

  • Exposición | Robert Doisneau. La belleza de lo cotidiano

    Exposición | Robert Doisneau. La belleza de lo cotidiano
    Canal de Isabel II. Plaza de Castilla. Madrid.

    Exposición | Robert Doisneau. La belleza de lo cotidiano. Canal de Isabel II. Plaza de Castilla. Madrid.

    Entrada a la exposición «Robert Doisneau. La belleza de lo cotidiano»

    Magnífica, entrañable y evocadora exposición de este maestro de la fotografía francés. Un genio de la composición y la iluminación, que entendía la fotografía como una puesta en escena casi teatral, no usando modelos profesionales sino gente de la calle, consiguiendo en el espectador la sensación de estar viendo instantáneas (y así se creyó durante mucho tiempo) captadas en el momento mágico, ese “instante decisivo” del que hablaba Henri Cartier-Bresson, y que en Doisneau —en la mayoría de sus fotos— era una auténtica dramaturgia perfectamente planificada, compuesta e iluminada.
    Un puto genio.